0

El paseo marítimo y la caña de azúcar

Publicado por el .

Cultivo de caña de azúcar

En tiempos pretéritos las tierras de Marbella que se unían al mar eran espesos cañaverales de caña de azúcar  que servían de escondite a los piratas norteafricanos; tal era su peligro para los vecinos que con el inicio de la dominación castellana se prohibió su cultivo.

En el Siglo XVI el Conde de Cifuentes tenía plantaciones en el Arroyo Guadalpín y en el río Guadaiza; durante todo el siglo su auge fue importante y los pequeños propietarios de la zona también comenzaron su cultivo.

Durante el siglo XVIII se produjo un importante incremento del cultivo de la caña de azúcar, creandose los diferentes trapiches e ingenios que transformaban el cultivo en azúcar y sus derivados, como el azúcar moreno.

Los “quebrados, mascabados y mieles” ya eran mencionados en el Catastro de la Ensenada; los “quebrados” eran pedazos de azúcar no solidificada; el “mascabado” era el azúcar moreno y la “miel” era la sustancia que caia de las cañas al tiempo de molerla.

Después vino la competencia ardua de la caña de azucar caribeña y el declive de las inversiones en la caña de azúcar local.

Estos cambios produjeron un progresivo abandono de los cultivos y de los edificios que habían servido de transofrmadores de la caña de azúcar, convirtiéndose en naves expoliadas como el Trapiche de San Pedro o cuadras para los caballos y coches destinados al turismo, como la Huerta del Prado de Marbella.

Te puede interesar

Escribe un comentario